Repoblación forestal. La importancia de los bosques.

Durante estos meses, realizamos en el entorno del Aula Apícola Sierra de Hoyo alguna pequeña repoblación forestal. Aquí os explicamos cómo y por qué, y os animamos a participar con nosotros a través de la actividad “El Latido del Bosque”, que ofertamos periódicamente.

Repoblación forestal en el Aula Apícola Sierra de Hoyo.

Los bosques, generan enormes beneficios de diversos tipos. No solo desde el punto de vista ecológico, sino también desde el punto de vista económico y social.

Desde el punto de vista ecológico, cabe destacar su incidencia directa sobre la vida de la flora y la fauna silvestres, y su trascendental papel como soporte de la biodiversidad.

Los bosques, contribuyen también a la conservación de los suelos, y regulan el ciclo hidrológico. Además, actúan fijando el CO2, contribuyendo de este modo a la mitigación del efecto invernadero. Ello les convierte en actores esenciales en la lucha contra el cambio climático.

Repoblación forestal adaptada al entorno

Como es lógico la repoblación debe realizarse buscando las mayores garantías posibles de supervivencia de los árboles a plantar. Por ello, es esencial elegir árboles autóctonos, que se adapten a las condiciones y suelos de la zona donde se planten.

En nuestro caso, plantamos árboles cuyas semillas (bellotas), habremos recogido previamente en el entorno donde realizaremos la repoblación.

Podremos plantarlas de dos formas; sembrando directamente la semilla, o plantando pequeños arbolitos, normalmente de un año o dos.

En este caso, hemos trasplantado arbolillos de “dos savias”, que plantamos hace un par de años en contenedores forestales.

Repoblación forestal

Bosquete protegido con cercado de mallazo metálico.

Una vez trasplantados en el terreno, montamos en torno al plantón un pequeño “castillete” amontonando piedras. Su objetivo principal es el de mantener la humedad lo más posible en su entorno más cercano.

Protección frente a la fauna

Si bien es importante realizar la plantación correctamente y regarlos de forma periódica al principio, no lo es menos protegerlos frente a la fauna autóctona.

De hecho, la experiencia nos ha enseñado que en nuestra zona el mayor problema con el que nos enfrentamos a la hora de hacer una repoblación, son los jabalíes. Son capaces de arrancar uno por uno todos los árboles que plantemos, echando por tierra (literalmente), nuestros esfuerzos por repoblar. Y dada la abundancia de estos animales y su tremenda fuerza, no cualquier protector servirá para proteger a los árboles de sus ataques. En esta ocasión hemos construido con mallazo metálico un pequeño cercado, en cuyo interior hemos plantado un bosquete.

Gestión forestal y educación ambiental

Como casi todo lo que hacemos en el Aula, las actividades relacionadas con la gestión forestal, y en concreto las de repoblación, son también materia importante en nuestras actividades divulgativas. De hecho, forman parte de unos de nuestros programas educativos, en concreto del llamado “El Latido del Bosque”.

 

Por favor, déjanos tu comentario